Menú principal

Devocionales Cristianos

Noticias Cristianas

Artículos Cristianos

Cursos y Estudios Cristianos

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas

Clic Aquí... Ayúdenos!

Humor Cristiano

Recursos Cristianos

Videos Cristianos

Textos Biblicos Cristianos

Nuestro Pan Diario

Música Cristiana

Suscripción

Suscríbete:

Digita tu correo y recibe las Novedades del sitio.

 

TOP Five Semanal

Congreso 2016 - Gral La Madrid
 
Reflexiones - Cuando todo sale mal en tu vida

Acabas de pedirle a Dios que dirija tu vida y parece que, más bien,  la está dirigiendo el enemigo, todo parece ir mal y tus expectativas de una vida con Dios están cayendo estrepitosamente, este artículo es para ti.  ¡No te desanimes! ¿Sabías que la Biblia habla de muchos hijos de Dios a quienes les sucedió lo mismo? Analicemos algunos ejemplos: En Génesis 37 encontramos la historia de José, un joven al que Dios le envió un sueño. Versículo 6-7 “Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado:  He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío.” José era un joven que tenía una relación personal con el Padre celestial, Dios se comunicó con él mediante varios sueños en los cuales desvelaba cuál sería su misión en la tierra, iba a ser una persona de poder e incluso iba a estar en una posición más alta que la de sus hermanos mayores. Sin embargo, tiempo más tarde, Dios permite que lo envíen a Egipto como esclavo, y allí le suceden una serie de vivencias humillantes y pareciera que el hilo de su vida va en dirección contraria a lo que Dios dispuso para él.  Bien, ahora veamos otro ejemplo. La vida de Moisés. Elena de White dice que Jocabed, madre de Moisés, grabó en el corazón de su hijo, que Dios lo había escogido para ser el caudillo que liberara al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto. Así que Dios dispone en su mente la misión que tendrá su hijo y ella se ocupa de prepararlo para ello. Más tarde, en la casa del Faraón, Moisés adquiere habilidades militares, poder y liderazgo, cualidades que pensaba que debía tener un libertador del pueblo de Dios. Hechos 7:22 “Y fue enseñado Moisés en toda sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus dichos y hechos.” Sin embargo, cuando está listo para llevar a cabo su misión, Dios lo envía al desierto a cuidar rebaños por cuarenta años. Nuevamente vemos que Dios le entrega una misión a su hijo y lo lleva en dirección contraria.  Otro ejemplo es el de David, era sólo un muchacho cuando fue ungido por Dios para ser rey de Israel, pero no fue hasta tiempo más tarde que comenzó su reinado, antes pasó por vivencias como la huida, persecución y dependencia total de Dios. ¿Qué tienen en común estas historias?  Dios tiene una misión para cada uno de sus hijos que deciden entregar completamente su vida en sus manos, pero antes de dirigir nuestro barco, debe asegurarse de que le entregamos completamente el timón a Él, nuestro Capitán. Para ello, debemos aprender que, si llegamos al éxito de nuestra misión, será por el mérito de Dios, y no por lo que somos, o por nuestros títulos. Tanto Moisés como José creían en sus propias capacidades, pensaban que eran alguien importante, o lo menos, creían que eran “alguien”. Y Dios les enseña que la identidad  de un hijo de Dios, está validada por el poder que Dios les da, la primera lección es humildad, dependencia total de Dios.  Juan 15: 5 “Yo soy la Vid y vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.” “Separados de mí nada podéis hacer” todo lo que somos y llegamos a ser es porque Dios lo permite y nos capacita, somos alguien porque él nos da una identidad.  Elena de White dice en su libro Patriarcas y Profetas pp 687 “La humillación de la derrota resulta a menudo en una bendición al mostrarnos nuestra incapacidad para hacer la voluntad de Dios sin su ayuda.”  2 Crónicas 7:14  “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” Debemos ir con actitud humilde, reconocer que nuestras mejores obras son como trapos de inmundicia y que sin Dios nada podemos hacer, entonces es cuando Dios hace grandes cosas en nuestra vida.  Jesús mismo dejó su trono celestial para humillarse a sí mismo y padecer en la cruz por salvarnos a nosotros. Jesús reconocía que su poder venía del Padre, él dependía totalmente del Padre para cumplir su misión.   Otra razón por la cual tenemos dificultades cuando entregamos nuestra vida a Dios, es porque Satanás sabe que una persona en manos de Dios es un instrumento poderoso para salvar a otros e intenta sabotear nuestra misión, como lo hizo con David, José, Moisés y sobretodo con Jesús. Pero sabemos que Dios es más poderoso y utilizará los intentos de Satanás para dirigir nuestra vida. Los hermanos de José lo vendieron como esclavo a Egipto, Dios utilizó eso para que, tiempo más tarde, José pudiera saciar el hambre de su pueblo con las reservas de grano que administró en Egipto.  Si estás pasando dificultades por hacer su voluntad, Dios te dice: “Te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y note deseché. No temas porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Isaías 41: 9-10

Llevas un tiempo pidiéndole a Dios que dirija tu vida y parece que, más bien, la está dirigiendo el enemigo. ¡A veces no tienes ganas ni de levantarte de la cama!

Todo parece ir mal y tus expectativas de una vida con Dios están cayendo estrepitosamente.

¿Te ha pasado esto alguna vez? Entonces este artículo es para ti. 

¡No te desanimes! ¿Sabías que la Biblia habla de muchos hijos de Dios a quienes les sucedió lo mismo? Analicemos algunos ejemplos:

En Génesis 37 encontramos la historia de José, un joven al que Dios le envió un sueño. Versículo 6-7 “Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío.

José era un joven que tenía una relación personal con el Padre celestial, Dios se comunicó con él mediante varios sueños en los cuales desvelaba cuál sería su misión en la tierra, iba a ser una persona de poder e incluso iba a estar en una posición más alta que la de sus hermanos mayores. Sin embargo, tiempo más tarde, Dios permite que lo envíen a Egipto como esclavo, y allí le suceden una serie de vivencias humillantes y pareciera que el hilo de su vida va en dirección contraria a lo que Dios dispuso para él.

Leer más... [Reflexiones - Cuando todo sale mal en tu vida]
 
Reflexiones Cristianas - Unos mates con Jesús

UNOS MATES CON JESÚS, ANTES DE VOLVER A LA OBRA

 

No hay caso; los campamentos, los retiros, aquellas reuniones especiales, nuestro tiempo devocional, todo ello dura muy poco. Gozamos de todo aquello que el Señor nos regala en esas ocasiones especiales y desearíamos que eso durara por siempre. Esa atmósfera especial donde sentimos la cercanía de Cristo y disfrutamos de una comunión única con nuestros hermanos, queremos que perdure, que no se acabe. Pero se termina y tenemos que volver a las distintas peculiaridades de nuestra realidad, donde no todo es tan agradable, y donde esa realidad muchas veces parece tapar lo mucho y bueno que recibimos de Dios.


A los discípulos les pasó lo mismo…
Si leemos Marcos 6.30 y siguientes, notamos que los discípulos recién llegaban de una cansadora gira de servicio, a la que Jesús los había mandado (6.7-13). Imagináte el cuadro: pies cansados y adoloridos, presión en el pecho por las cargas compartidas, y por el dolor observado en miles de enfermos y atormentados. Súmale a eso la frustración de puertas que no se abrieron y de corazones que permanecieron impasibles ante el evangelio predicado. Un cuadro, en fin, que podemos entender por nuestras propias experiencias. 


Estaban seguramente contentos por los buenos resultados también, pero Jesús apreció cansancio en las caras de sus amigos, por lo que los invitó a descansar un rato en su compañía; decidió sacarlos de en medio de la multitud para cubrir sus necesidades. Si hubiera sucedido todo aquello en Argentina, la invitación sería a tomarse unos mates con él y charlar, mientras se reponían del cansancio. Nada mejor que un buen rato al lado de Jesús para reponer vidas agotadas (Mt. 11.28). Calculo que los discípulos, mientras ensillaban el mate para otra ronda, saboreaban cada instante, deseando que aquello dure por siempre. Pero hasta allí les llegó una multitud a la que había que atender. Lo bueno dura poco, nos pasa a nosotros, les pasó a los doce. Había que volver a la multitud. Con cierta reticencia, ellos se vieron envueltos en un milagro que Jesús tenía preparado para la multitud y para ellos.
Ese milagro, les recordó que la obra depende de las fuerzas de Cristo y que ellos estaban llamados a ser puentes entre la necesidad de la gente y el poder de Dios. Lo bueno duró poco, tal vez una ronda de mate, y luego tuvieron que volver a aquello para lo que habían sido llamados.


Y en nuestro caso, tenemos que disfrutar de los tiempos de intimidad con Cristo, de esos placeres espirituales que nos prepara él mismo. Beber cada gota de bendición, gozar con cada maravilla recibida. Pero no debemos anhelar que aquello sea nuestra realidad cotidiana. Ya vendrá una eternidad en la que disfrutaremos sin límites ni manchas de la compañía de nuestro Señor. Mientras tanto, acá estamos para repartir los panes y los peces que Cristo prepara para una multitud hambrienta que espera en la orilla. Mucho de nuestro cansancio y aún de nuestro hastío en el servicio proviene de no aprovechar las invitaciones de Cristo a descansar a su lado. Entonces, disfrutemos de los recreos que Jesús nos permite a su lado, tomemos fuerza en su compañía, tomemos nuevos compromisos, renovemos fuerzas, y prosigamos adelante, esparciendo entre otros la bendición que recibimos de su mano. Y haciendo eso, descubriremos que la bendición es tan abundante que alcanzará para que repartamos a quienes la necesiten, y aún quedará suficiente para que nosotros resultemos más bendecidos también en el proceso del servicio.

 

Por: Marcos Felipe 

 
Reflexiones Cristianas - Necesidad de Dios
Reconoce tu necesidad de Dios...

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” Mateo 5:3

 Todos anhelamos un día encontrarnos cara a cara con el Rey de reyes y Señor de señores. Cada uno de nosotros hemos soñado como ha de ser ese encuentro tan especial, en más de algún momento seguramente hemos querido que sea lo más pronto posible.

 Y es que las situaciones que la vida presenta muchas veces son duras, difíciles e incomprensibles a la mente humana.

 Quizá estas pasando por un momento de esos en los cuales no comprendes la situación por la cual estas pasando, pero te aseguro que dicha situación te ha hecho doblar rodillas.

 Y es que muchas veces la única forma de humillarnos sinceramente delante de Dios es a través de las situaciones difíciles que se nos presentan. ¿No te ha que cuando vienen situaciones fuertes a tu vida, por alguna extraña razón te haces mas sensible a la presencia de Dios y tu corazón anhela mas profundamente su encuentro?, a mi si, y es que a veces tienen que pasar dichas situaciones para que comprendamos que no debemos alejarnos de buscarlo día a día, ni de tener encuentros genuinos con El.

Leer más... [Reflexiones Cristianas - Necesidad de Dios]
 
Reflexiones Cristianas - El Plan de Dios
El Plan de Dios...

1 EL PLAN DE DIOS 
EL TE AMA

Dios desea que tú le conozcas personalmente. Desde que El te puso en este planeta, ha deseado tener una relación contigo. A través de El es que puedes alcanzar el propósito de tu vida.

El quiere dar sentido a tu existencia y promete darle la vida eterna inmediatamente a cada cual que pone su fe en el Señor Jesucristo.

Dios te ama y te invita a que recibas la salvación eterna que El ofrece gratuitamente para que puedas “ser hecho hijo de Dios” nacido en su familia y capacitado para tener una relación personal con El para siempre.

 

LA BIBLIA DICE

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16
“…mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 6:23b

"Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios." Juan 1:12,13.

"...Yo (Jesucristo) he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia."Juan 10:10b

 

Leer más... [Reflexiones Cristianas - El Plan de Dios]
 
Reflexiones Cristianas - Hoy decido perdonar
Hoy decido Perdonar

A veces somos muy injustos con el perdón, Dios ha perdonado todos nuestros pecados y sanado nuestras heridas, pero a nosotros se nos hace muy pero muy difícil perdonar a aquel que hizo algo que nos dolió mucho.

Y digo que somos injustos con el perdón, porque nos gusta que Dios nos perdone, pero no nos gusta perdonar.

A menudo veo y oigo a personas que se supone “han perdonado”, pero sus palabras, sus frases denotan que lo que existe en su corazón, es verdaderamente falta de perdón.

Cuando nosotros perdonamos a alguien, no tenemos porque andar sacando en cara lo que nos hicieron, ¿Acaso no lo perdonamos ya?, ¿Por qué andar recordándole cada que se puede lo que hizo?, eso es ser injusto, porque Dios no nos anda recordando a cada momento nuestros pecados como razón para acusarnos y hacernos sentir mal, al contrario, Dios olvida nuestros pecados y nos hace nuevas criaturas.

Reflexionar sobre el perdón que injustamente no otorgamos, me lleva a la Palabra de Dios, especialmente al pasaje del siervo que fue perdonado, pero no quiso perdonar.

Leer más... [Reflexiones Cristianas - Hoy decido perdonar]
 

Versículo del Día